Testimonios de EspaiDona, taller de autocuidado a través del arte para mujeres.

4 septiembre, 2020

EspaiDona es un ciclo completo de talleres terapéuticos en los cuáles, desde la consciencia corporal, la auto-escucha y la expresión creativa libre (danza, pintura, música y escultura, entre otras) las mujeres que han participado han podido encontrar herramientas para escucharse, identificar sus necesidades y deseos profundos, y expresarlos, compartiéndolo con otras mujeres, aprendiendo así unas de las otras y recibiendo sostén en el camino hacia una misma.

  Algunas de las participantes, después de haber realizado
el taller completo de 3 meses, nos han compartido algunas de sus experiencias:

— EspaiDona pasó a hacer que los miércoles fueran el mejor día de la semana. Un espacio de autocuidado, de conectar con mi creatividad y de realmente poder escuchar y atender lo que necesitaba en este periodo de mi vida. Un espacio donde poder compartir el ser mujer y lo que nos supone y conocer mujeres únicas y maravillosas. Gracias a este espacio y a la escucha interna me he podido escuchar y priorizar, sin culpas y con mucho amor. —

— ¿Cómo explicar mi experiencia?
Ha sido sorprendente, por la forma de trabajar…
Renovador por todo lo que ha conseguido sacar de mí…
Divertido por como hemos compartido…
Muy emocionante, ya que cada sesión era sorpresa…
Emotivas ya que ha conseguido sacar lo mejor y saber localizar lo “peor” de una…
En general… Una experiencia muy recomendable y renovadora…
Si estás en un momento que no sabes cuál es tu objetivo, éste taller te ayuda a encontrarte.
Gracias por este gran trabajo… Mujeres!!! —

… A día de hoy, puedo decir que EspaiDona ha sido ese lugar que yo anhelaba encontrar, un lugar donde he podido ser yo misma, donde he visto, enfrentado y transformado algunas de mis sombras y he alimentado mis potenciales y deseos.
… Me gustaría agradeceros por habernos acompañado durante estos meses y felicitaros por haber creado un curso tan potente. Deseo que este taller llegue a muchas más mujeres en los próximos años.

Vine sin ninguna expectativa y encontré un tesoro. Me encontré conmigo misma.—

He llegado al taller nublada, perdida y con necesidad de encontrar herramientas nuevas para sentirme mejor con l@s demás y conmigo misma.
Ha sido muy sanador dedicarme un tiempo solo para mi, para pensarme, cuidarme, aprender de mi y explorar mi creatividad.
Las piezas de mi puzzle interior estaban dispersadas, rotas… Al terminar el taller, siento que me recompuse y más, encontré piezas nuevas para ampliarlo.
Estar un espacio seguro ha permitido mi renacimiento.
Esta experiencia humana, las miradas benevolentes de otras mujeres, poder compartir, alimentarse las unas de las otras, resonar me hizo entender que caminando juntas, somos más fuertes y completas.—

Si tuviese que poner un título a mi obra global por EspaiDona sería:
Autointerrogación y Autoescucha constante.
Cuánto cuesta hoy en día no dejarse arrastrar por la vorágine del día a día. Podemos ser como robots que ejecutan una y otra vez el mismo programa.
EspaiDona para mí ha sido una cita semanal por la que he sentido ese cosquilleo de una niña que espera un acontecimiento con entusiasmo.
Con la mejor o peor versión de mí, acudir a cada sesión ha hecho que fuera descubriendo y afianzando muchas cosas buenas que hay dentro de mí y también darme cuenta de aquellas que no son tan buenas y las aplicas con inercia en el día a día creyendo incluso que están bien.
Siempre digo que me preocupo por los demás y que me gusta que se sientan bien, pero ¿podemos hacerlo si nosotros no estamos bien?
Lo más importante, y no es egoísmo, es sentirse bien con uno mismo, para que todo alrededor esté bien. Frase que queda muy bonita pero cuya esencia es difícil de construir.
Para poder hacer esto, ser auténtica, no hay que ponerse un sello o máscara como si de unos zapatos de piel se tratara “Authentic Leather”.
Hay que conectar con lo que te produce bienestar, el cuidado propio y el agradecimiento al ajeno, escuchar esas voces que están en tu cabeza que a veces te empujan y a veces te frenan. Todo está bien empujar y frenar pero en un equilibrio, para ello hay que conocerlas y reconocerlas.
Por último, siguiendo lo que se trabaja en el último camino es de qué manera somos objeto de deseo en nuestro día a día y si queremos seguir así o escuchar el nuestro propio. Para ello es importante afrontar algunos mandatos familiares que están ahí en nuestro subconsciente y que si les dejamos caer como si despojarnos de una máscara se tratara podemos crecer, avanzar y ampliar la mirada.
Gracias por este taller profundo, revelador y tan bien organizado
.—

Vaig apuntar-me a aquest taller perquè em sentia perduda, trista, desorientada… sabia que volia fer alguna cosa que m’ajudés a sortir d’aquell pou, llavors per casualitat em vaig creuar amb l’Artèria. No sabia ben bé què buscava però la idea de fer-ho mitjançant l’expressió plàstica m’atreia.
Amb aquest taller m’he adonat que tenia la vida molt desordenada, jo no portava les regnes i anava “a salto de mata” sense saber què volia o què necessitava en cada moment.
…segueixo tenint aspectes de la meva vida que necessiten millorar però he canviat la meva actitud, he perdut una mica la por a crear com el pinzell i els esquitxos de pintura, confiant i deixant-los fer sense voler controlar del tot el resultat, al final sempre ens sorprenen mostrant-nos allò que som.

Mi experiencia haciendo el taller de EspaiDona ha sido muy enriquecedora, me ha ayudado a entrar dentro de mi, escucharme, aceptar las diferentes mujeres que me habitan e intentar que se complementen, intentar cuidarme, o al menos ser consciente de los cuidados que necesito e intentar hacerles caso y darme ese amor que sólo yo puedo darme.  —

Para mí, L’Artèria ha sido un espacio de confianza y libertad por la complicidad que se formó con las otras personas. Ha sido un espacio donde aprendí a mimarme y a aceptarme, donde a veces he sufrido, a veces he llorado, pero siempre he salido flotando.—

De por si, la cita una vez a la semana dinamizó mucho mi vida, no se sale del taller como una entra allí.

El taller es removedor en todos los sentidos. Me encantó formar parte de un grupo de mujeres y compartir el descubrimiento de nuestras similitudes y diferencias gozando de la maravillosa diversidad que creábamos.

Facilitadoras: 
Claudia Godoy
Sílvia Ferrer
Florence Tessier

¿Quieres saber más? Lee el artículo de por qué el arteterapia es una herramienta potente para trabajar el autocuidado.

Apúntate al taller rellenando el siguiente formulario: