Sílvia Ferrer

5 octubre, 2016

Arteterapeuta Transdisciplinar por IATBA y Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Sant Jordi (Barcelona).
Graduada en Estampación y Tintaje Artístico en la Escuela de Artes y Oficios “Llotja”.
Miembro titular de la ATh Asociación de Arteterapia Transdisciplinar  y de la Federación Española de Asociaciones Profesionales de Arteterapia FEAPA.

Desde pequeña me gustaba dibujar, los colores y hacer cosas con las manos. Crear, jugar a construir y disfrutar de todo lo bello. También me gustaba viajar, conocer culturas y paisajes distintos y tratar con las personas.

Así, desde mi adolescencia colaboré con distintas organizaciones y centros estatales e internacionales. El primer sitio fue en un hospital infantil, acompañando a niños y familiares. Allí empecé a darme cuenta de la importancia del vínculo, de lo sanadoras que pueden llegar a ser unas palabras, una mirada, un dibujo, una sonrisa, una mano junto a otra…
Más tarde, conviví en una comunidad rural en México, colaborando y organizando grupos de mujeres indígenas, descubriendo la importancia del empoderamiento femenino y la sororidad.

Estudié Bellas Artes y mis primeros trabajos fueron en distintos ámbitos artísticos y de comunicación como diseñadora gráfica, ambientación, y diseño de estampados y tèxtil.

Paralelamente a mi trayectoria profesional, empecé a recorrer mi camino de crecimiento personal y de formación, debido a mi necesidad de conocerme y entenderme mejor a mí misma y las relaciones con los demás. Realicé diversos cursos o terapias como la psicología Gestalt, el yoga, la meditación, los movimientos de energía, el rebirthing, el tantra, las constelaciones familiares… llegando, por fin, al Arteterapia.

Sentí el poder que tenía trabajar desde el arte y la manera tan distinta y liberadora (por la ausencia de juicios) que no conocía, hasta entonces. Uno de mis objetivos era el de atreverme a sacar mi creatividad y a mostrarme sin miedos. El descubrimiento del Arteterapia me ayudó a ello y, además, de iniciarme en mi nueva carrera como arteterapeuta, desde hace ya más de tres años, empecé a desarrollar mi lado artístico pintando batiks (técnica proveniente de Indonesia y extendida en otros países asiáticos y de África que consiste en pintar y teñir con reservas hechas con cera).

Mi primer batik lo hice en Indonesia en el taller de un artista, en una clase particular de todo un día. Fue fantástico ver cómo se iba construyendo la tela y cambiando capa a capa; lo que aparecía después de teñir con cada color, el relativo ‘control’ que se tiene sobre la tela y la gran capacidad de improvisación y de sorpresa por los resultados obtenidos, casi siempre llenos de belleza.
Enamorada de esta técnica seguí estudiando en Barcelona estampación de tejidos en la Llotja y ahora siento la posibilidad de integrar mis conocimientos artísticos y de arteterapeuta para seguir en el proceso de conocerme, de experimentar y de poder compartirlo con otras personas.
Durante toda mi vida me ha acompañado el deseo, o más bien la necesidad, de conectar con la parte espiritual que va unida a la creación. El placer que me produce el arte, la creatividad y la experiencia artística, es algo que llevo dentro y que, a lo largo de mis años, ha ido encontrando sentido gracias a mis búsquedas.

He impartido talleres de arteterapia en diversos colectivos (mujeres con capacidades diversas, víctimas de violencia de género, niños y niñas, adolescentes, presos, personas con ceguera o deficiencia visual y con fragilidad psíquica), especializándome en mujeres.
Actualmente estoy trabajando en la Residencia Matacàs, en un taller semanal de expresividad creativa a personas de la tercera edad con alzheimer, demencia senil, y envejecimiento saludable.
Ofrezco sesiones individuales y talleres grupales, para seguir avanzando con todos los sentidos y despertando el cuerpo vibrátil, la escucha, la intuición, la ternura y la creatividad.

El arteterapia es sutil, sensible. Da valor a lo pequeño, al detalle y al cuidado. Mira y siente al ser humano en su conjunto, pudiendo llegar a ser transformador. He visto cómo se despliega el potencial creativo en las personas, abriendo espacios desconocidos y formas más sentidas, haciéndolas avanzar, crecer y caminar por la vida de otra manera; encontrando nuevos significados.

Ofrezco un espacio de confianza, de escucha y de diálogo, acompañando procesos a personas y grupos, a través del arte, de la creatividad y del vínculo que se crea.

Atiende en Barcelona:

silviaferrer@larteria.com

676 63 87 56

Guardar

Guardar

Guardar