«Querida» El sonido de tu nombre.

– Querida –

El sonido de tu nombre

por Cristina Conesa

 

Querida,

Hoy, que la vida me ha regalado tiempo, me decido a escribirte.

Mi espíritu parece anhelar recordar y, de repente, me recuerda a ti. Quiere contarte que hay muchas formas de amar:

“Toc Toc”; Llamó a su puerta entreabierta (por fin estaba allí, lo deseaba)

  • “Pasa, pasa”. Grita su voz desde el fondo de una habitación.

Ella se paró en la puerta, siempre le dio vergüenza entrar en un sitio donde no estaba segura si lo podía hacer. Especialmente, en aquella ocasión, necesitaba comprobar que así fuera.

  • “¡¿¿Hola??!”; un hola salió de su boca, tras un hilo de voz dubitativo.
  • “Si, pasa, me estoy cambiando”. Volvió a gritar; su voz esta vez provenía más cercana“Salgo enseguida”.

Ella comenzó a andar lentamente hacia dentro, sus pasos casi imperceptibles, parecían seguir dudando. Miraba su alrededor: las paredes, la decoración, su olor.

Ella parecía seguir hablando, no llegaba a oír que decía, la oía acelerada, entusiasta, moviéndose de un lado a otro. Nerviosa.

En uno de esos instantes, se cruzaron sus miradas en el pasillo e, inevitablemente, se sonrieron. El momento estaba escrito, aunque decidieran retrasarlo. Ambas lo sabían. El momento se iba acercando. Y ante esto: respirar, respirar. Se decidieron, y entre susurros, se fundieron en un abrazo.

Ya está.

Todo podía seguir. Continuar, con todas las voces que habitaban aquel momento.

Y tras el anhelo, por fin, caigo dormida, entre colores de una mezcla salvaje, la mezcla de tantos de ellos que se van convirtiendo en una capa oscura, traslúcida, que incita a la curiosidad, te asomas y se dejan entre ver.

 

A veces, deseo verme caminar con otros pies, y entonces los miro. Los veo. Les dedico un instante. Esos maravillosos instantes, que a veces se mecen de recuerdos. Y recuerdo: Re cordis, del latín, volver a pasar por el corazón; tengo un mapa en los pies y, así, me abrazo a mí misma.

Hoy, que la vida me han regalado tiempo, caigo dormida y en mi lenguaje secreto, respiro el instante de amar. En el lenguaje secreto de mis sueños.

 

QueridaEl sonido de tu nombre, el sonido de tu recuerdo.