Desenmarañar

Perdida, confundida,
en una maraña laberíntica.

Recorro las huellas de mi caminar,
para deshacer los nudos:
paisajes, danzas, verde y mar.
aprendizajes del Árbol de la vida.

Abro la puerta a mi pajarillo enjaulado.
Reconstruyo sus alitas rotas.

Dejo a un lado la perfección y me dejo sentir.
Vuelvo a mi centro y conecto con otros latires.
Fluyo, me dejo llevar en la
sincronía de las diferencias.

Me espejo en un círculo de mujeres.
brotes de esperanza,
se abre un camino de vuelta a casa.
La niña jugando, abraza un corazón.

Amar-me se hace deseo.
Un arbolito nuevo: mi creación.

 

Resonancia poética al comienzo de taller “El arte de ser”, facilitado por Jana Pachón en Madrid.
Imagen: “Unravel1” de Andrea Benson